Historia del Templo Shaolin

Hacia el final del Siglo 5 dc. existió un monje budista Indio de nombre de Ba Tuo que salió de India rumbo a China enseñando el budismo, ayudando y guiando a las personas. Su gran sabiduría y bondad llegaron a los oídos del Emperador quien convocó a Ba Tuo y le ofreció un lugar y riquezas en el palacio. Ba Tuo amablemente rehusó esta oferta, pero pidió una porción de tierra lejos de cualquier lugar civilizado en la provincia de Henan sobre la ladera de la Montaña Song Sang. Su petición fue concedida y le entregaron una gran extensión de tierra y recursos para construir un monasterio en un área llamada “El Pequeño Bosque” (Shaolin en mandarín).

Aproximadamente en el 539 dc., un hombre santo llamado Bodhidharma (DAMO) abandonó su monasterio en India del Sur para extender la fe budista en China, más tarde llamado budismo Chan (Zen en Japón). Después de un viaje de cientos de millas para alcanzar China del Norte a través de las montañas del Himalaya se dirigió a la Provincia de Henan. En el Templo Shaolin Da Mo meditó durante un total de nueve años. Se dice que después de tres mil días mirando la pared, su sombra se marcó en la piedra y en ésta se puede ver la figura de un hombre sentado con las piernas cruzadas y las manos al frente juntas en meditación. Después de nueve años de meditación en el lugar, la gente comenzó a llamar a la cueva “la cueva de Da Mo”. A partir de su ingreso creó tres tratados de ejercicios, más tarde dio a conocer movimientos de defensa propia basados en su conocimiento de sistemas de lucha Indio. Esto marcó el principio del Templo Shaolin Kung Fu

Durante la dinastía Tang, que duró casi 3 siglos, la fama de los monjes de Shaolin se extendió por China, atrayendo a aquellos que querían estudiar su estilo propio de budismo Chan de transmisión directa y sus admirables técnicas de artes marciales. El Templo se convirtió en uno de los centros que más influyeron en China para la aparición del nuevo concepto de “Guerrero Espiritual”. El buscador espiritual no tiene porque despreciar el mundo, ni su propia salud física, ni siquiera las artes del combate, pues se reconocía que la batalla espiritual era tanto exterior como interior.

Durante la dinastía Ming (1368-1644), empezó a incluirse en el entrenamiento el manejo de armas (lanzas, espadas, barras de hierro) en parte como reacción a los ataques de piratas japoneses. Las crónicas relatan que el Templo Shaolin gozó durante esta época de gran prestigio ante el gobierno y el agradecido pueblo chino.

Shifu Shi Yang Teng: Francisco Lee

Discípulo del Templo Shaolin de China y directamente del Abad Shi Yun Xing, trabaja de la mano de su maestro marcial Shifu Shi Yang Xiang (Jorge Buzzi), ambos monjes guerreros de la 34° generación.

El 16 de Setiembre del 2013 en el Templo Shaolin de China, obtuvo el Shifu Francisco Lee su discipulado y recibió el nombre de Shi Yang Teng directamente del Abad del Templo Shaolin Shi Yun Xing.